Seguridad y autenticación holográficas

Desde mediados de la década de 1960, cuando se introdujeron las imágenes completamente tridimensionales mediante métodos holográficos fuera del eje, la idea de utilizar frentes de onda ópticos grabados para la autenticación ha generado un gran interés debido a la gran cantidad de información que se puede transportar. La longitud de onda, la distribución especial de amplitud y fase y los estados de polarización pueden explorarse con fines de autenticación. Elegir cuál de las propiedades de luz portadora de información se empleará dependerá del nivel de seguridad requerido y del costo.

Hologramas producidos en masa

Los hologramas producidos en masa se fabrican normalmente en una hoja metálica delgada, en un plástico reforzado con una hoja o en un fotopolímero, preferiblemente uno que no requiera procesamiento físico o químico después del paso de grabación. Se pueden utilizar otros materiales como el haluro de plata; sin embargo, éste requiere un procesamiento químico, con los respectivos costos económicos y medioambientales. Las tarjetas de débito y crédito, así como los envases de productos, suelen llevar hologramas producidos en masa.

Holografía serializada

El holograma ideal contra la falsificación es único para cada artículo o paquete de producto individual, mejor conocido como holograma serializado. El holograma no tiene que ser especialmente llamativo; lo más importante es que debe mostrar los datos necesarios para fines de autenticación. Al mismo tiempo, debe estar protegido para evitar copias. Si un holograma contiene toda la información necesaria sobre el producto que lo acompaña, cualquier dato que se obtenga de éste debe coincidir con el que se encuentra en la base de datos del fabricante.

La información proporcionada por un holograma puede ser tan mínima como el nombre y el logotipo del fabricante del producto; sin embargo, puede incluir un número de serie, número de lote, fecha de caducidad, si corresponde, y lugar de fabricación. Toda esta información se puede encriptar en un código holográfico de respuesta rápida, si es necesario.

Los volúmenes de producción de hologramas de seguridad para aplicaciones de envasado pueden ascender a millones por año; por lo tanto, la grabación rápida sin procesamiento físico o químico es esencial, lo que implica la necesidad de un fotopolímero de autoprocesamiento.

La ablación de superficie mediante pulsos de láser de 6 nanosegundos (ns) se ha utilizado para registrar rejillas de superficie holográficas en tinta impresa bien ordenada sobre un sustrato, un proceso que requiere unos minutos para completarse y que, de igual manera, permite la producción en masa de hologramas serializados.

Sistema de impresión por transferencia

El hot stamping es una tecnología de grabado por transferencia de calor, el cual consiste en estampar y replicar diferentes imágenes en distintos tipos de sustrato. Esta técnica se efectúa mediante un sello que contiene una imagen grabada que presiona una lámina, posteriormente se le aplica calor y, de este modo, transfiere el estampado hacia el papel. 

Para fabricar el sello se utilizan materiales de gran conductividad térmica, tales como el magnesio, el bronce y el aluminio. El calor (entre 100°C y 300°C) se emplea para transferir la lámina a otros sustratos, como el papel y el cartón. Del mismo modo, se utilizan capas adhesivas de aluminio, resina y película de poliéster para producir dicha lámina. 

La impresión térmica permite un estampado de alta calidad de forma sencilla. Primero, se debe imprimir la tinta (lo que puede hacerse tanto en offset como en serigrafía), y después el estampado propiamente dicho. Hoy en día, utilizando la tecnología offset, es posible crear un diseño en el ordenador empleando cualquier aplicación de diseño gráfico y, posteriormente, transferirlo a la impresión mediante el hot stamping. 

Equipos necesarios para el hot stamping

La gran variedad de maquinaria y equipos disponibles para la impresión térmica representa una de las grandes ventajas. Son extremadamente diferentes, no sólo en términos de calidad, sino también de tamaño y costo. Como resultado, existe una máquina ideal para casi cualquier aplicación en el campo de la impresión térmica, pudiendo seleccionar una u otra en función de la orientación y el tamaño del proyecto a realizar.

Si se requiere imprimir una cantidad mínima de artículos, optar por una pequeña máquina manual será suficiente para completar el trabajo; sin embargo, si se necesita una producción más grande, existen máquinas industriales de alta velocidad, como las que utilizan las imprentas profesionales, que pueden producir miles de impresiones cada hora. Estas máquinas han automatizado todo el proceso, por lo que se obtienen resultados extraordinarios en cuanto a velocidad de impresión y calidad final del producto.

Ventajas del hot stamping

  • Procedimiento rápido.
  • Permite diseños nítidos.
  • No requiere el uso de agentes químicos que contaminan el medio ambiente.
  • Fácil de aplicar.
  • Diseños metálicos realistas y atractivos.
  • Estampados únicos que resaltan la originalidad del producto.
  • Holografía a su alcance.

Cajas, etiquetas, invitaciones, libros, publicaciones periódicas, electrodomésticos, tarjetas, cosméticos y billetes son algunos ejemplos de aplicación de la técnica hot stamping. Este método genera buenos resultados; además, es muy eficaz cuando se emplea en la laminación mate debido a que crea un gran contraste visual y táctil. El hot stamping, frecuentemente, se utiliza en los estilos metálico y holográfico; de igual manera, es el más empleado en las artes gráficas.